IGLESIA CRISTIANA- El poder de la palabra de dios

Donación Iglesia Cristiana El poder de la palabra de dios
MINISTERIO SOLDADO DE JESUCRISTO

BATALLA EN LA MENTE

Es en la cabeza donde peleamos Batalla Espiritual; la Mente es el campo de batalla; y aquí es donde debemos estar consientes que mi Mente debe estar gobernada por la Palabra de Dios que vive y permanece para siempre. Tengo que tener una Mente pura, limpia, abierta, no contaminada, una Mente sincera, sin dobleces, para que yo realmente pueda ganar la buena batalla al enemigo. Mientras en mi Mente haya pureza, santidad, entonces yo estoy armando, porque Dios es luz, y la única protección que tenemos es vivir en la luz !

El Apóstol Pablo en 1 de Timoteo 6:12 le dice a Timoteo: Pelea la buena batalla; tienes una batalla diaria delante de ti; y sabes algo ? Nunca podrás ver victoria sino peleas antes. Entonces los Cristianos que se Recuestan, que se Relajan, que solamente tienen una vida activa Religiosa, que no pelean las batallas en sus Mentes, que no luchan contra las Tentaciones no pueden tener victoria !

Antes que fuéramos Cristianos servíamos al enemigo, aunque no lo supiéramos; porque en el momento en que te cambias de camiseta al Ejercito de CRISTO; el ejercito en que tu pertenecías antes, te declara la guerra, y como tu ahora tienes la Semilla de Cristo y la semilla de la maldad, hay guerra y contienda entre la semilla de la mujer y la semilla de Satanás, pero nosotros tenemos que ganar, ¿ porque ? porque dentro de ti, tienes un Tesoro, al Espíritu Santo !

Se Hoy ! ese Soldado que DIOS quiere que tu seas, para su Gloria.

Y recuerda que ahora en estos últimos tiempos, el Espíritu Santo esta pasando Revista a su Ejercito.

ESCUCHE ESTO !

Cuando te levantes, lo primero que tienes que hacer es Vestirte con toda la ARMADURA DE DIOS, para estar firmes contra las asechanzas del diablo. Porque no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas, contra huestes espirituales de maldad en la regiones celestes. Por tanto, tomad toda la ARMADURA DE DIOS, para que podéis resistir en el día malo, y habiendo acabado todo, estar firmes.

Así tenemos que Vestirnos Todos los días: Vuestros lomos con la Verdad y con la Coraza de justicia, vuestros Pies con el Apresto del Evangelio de la Paz, sobre todo, tomad el Escudo de la Fe, con que podéis apagar todos los dardos del fuego del maligno. Y tomad el Yelmo de la Salvación, y la Espada del Espíritu, que es la Palabra de Dios. (Efesios 6:10-20).

EL SOLDADO CRISTIANO (2 TIMOTEO 2:3)

CONCLUSIÓN: El texto es igualmente aplicable al cristiano particular o al apóstol obrero en Cristo Jesús. Todos los discípulos están comprometidos igualmente en una guerra espiritual. Todos son llamados a pelear la buena batalla de la fe, y a soportar la dureza del combate como buenos soldados de Jesucristo. a menudo ese aplica un lenguaje marcial cuando se habla de los siervos de Dios. La verdadera religión involucra un conflicto necesario y continuo con el pecado y los poderes del infierno. Observad:

I. El soldado cristiano se convierte en un buen lidiador, enrolándose Voluntariamente en los ejércitos del señor.

1.- Abandona su vida anterior, y libre y alegremente se rinde por la fe a Dios. .

2.- Deja de ser un enemigo, como lo era antes en su estado carnal, y en la enemistad de su mente:

a) Ha dejado de oponerse al consejo y la autoridad de Dios.

b) Esta convencido de la locura y la insensatez de luchar contra Dios, y ahora acepta la oferta llena de gracias del Señor.

II. El soldado cristiano es vestido con la armadura de la salvación

1.- Esto se describe ampliamente en Ef. 6:13:

a) Veréis que los lomos son ceñidos con la verdad.

c) El calzado es la preparación del evangelio de la paz. luego tenemos:

d) El escudo de la fe.

e) El yelmo de la salvación. Y el arma ofensiva es:

f) La espada del Espíritu, que es la palabra de Dios.

2. Esta es la armadura autorizada, y no debemos de inventarnos otra. Ninguna otra podrá asegurarnos del malo damos la victoria sobre nuestro enemigos.

III. El soldado cristiano pelea bajo el emblema de la cruz

IV. El soldado cristiano esta a las órdenes del Señor Jesús, el capitán de su salvación.

a) El ha ido delante de Sus seguidores, y ha vencido en su naturaleza a todos sus  enemigos, habiendo sido perfeccionado por medio del sufrimiento.


b) El guía y comanda a todo el ejercito espiritual de Dios.

c) El Señor Jesús posee todas y cada uno de las calificaciones para animar a Sus tropas y llevarlas en medio de todos sus conflictos, hasta que hayan acabado su carrera.
d) El ha dado órdenes especiales y direcciones específicas para asegurar un éxito rotundo a todos los que pelean bajo Su emblema.

V. El soldado cristiano tiene que luchar contra muchos enemigos

1. Tiene que luchar contra carne y sangre:
a) vencer a las maldades de su propia naturaleza: las corrupciones insubordinadas de su propio corazón.
b) De dentro hay temores, dudas e incredulidad, mucha ignorancia, orgullo, egoísmo, etc.

2. Tiene también enemigos exteriores:
a) El mundo, en todas sus manifestaciones de impiedad y oposición a Dios.
b) Con estos están ligados los poderes del infierno: Satanás y sus legiones de oscuridad.

VI. El soldado cristiano debe luchar y ser fiel hasta la muerte

VII. El soldado cristiano recibirá una recompensa gloriosa y eterna.

1) Habiendo sufrido con Cristo, serán justamente glorificados (Ro. 8:17)

2) Habiendo vendido…
a) Tendrán dominio (Ap2:26)
b) Serán vestidos con vestiduras blancas (Ap3:5).
c) Se sentaran con Cristo en su trono (Ap.3:21)
d) Comerán del mana escondido (Ap2:17).
e) Recibirán de Cristo la corona de vida eterna (Ap.1:10)

EL SOLDADO CRISTIANO (2 TIMOTEO 2:3)

Algunas de las características de un buen soldado:

Está adecuadamente equipado (2 Co. 10:4; véase Ef. 6:11-18). No se basa en sus propios recursos; Cristo es el pan y el agua de vida. Obedece órdenes (véase Fil. 2:8; 2 Co. 10:5). Soporta la dureza del servicio (2 Ti. 2:12). No se enreda en los negocios de este mundo (2 Ti. 2:4: Lc. 8:14).

Sigue soportándolo todo hasta el fin (Mr. 13:13; Lc. 6-62; 11:26; He. 6:4-6). Gana finalmente la victoria:
a) Sobre su propio espíritu (Pr. 13:32).
b) Sobre el mundo (2 Cr.20:15; 1 Jn. 5:4,5).
c) Sobre el enemigo (Pr. 11:30, Dn. 12:3)
d) Sobre la muerte (1 Co. 15:26, 57; 2 Ti. 4:7,8).
e) Hereda todas las cosas (1 Co.2:9; 3:22,23; Ap. 21:7).
f) Se sentará con Él en Su trono (Ap. 3:21)
g) Recibirá una corona (Ap. 2:10).