IGLESIA CRISTIANA- El poder de la palabra de dios

Donación Iglesia Cristiana El poder de la palabra de dios
PLAN DE SALVACION

¿ Ha Decidido recibir el Don Gratuito de Dios ?

 IGLESIA CRISTIANA- El poder de la palabra de dios

NUESTRA MISIÓN

Si está decidido, ore al Señor. Puede hacerlo con sus propias palabras, pero si necesita ayuda puede hacer suya esta "oración de pecador".

SEÑOR JESUS:

Sé que soy pecador y que necesito perdón. Sé que moriste en la cruz por mí. Me arrepiento de mis pecados y te pido perdón. Te invito a que entres en mi corazón y en mi vida. En este momento confío en ti como mi Salvador y prometo seguirte como mi Señor. Gracias por salvarme. Amén.

¿Le ha pedido a Cristo que perdone sus pecados?

¿Le ha pedido que lo salve?

¿Le ha dado a Jesús el control de su vida?

Si lo ha hecho bienvenido a la familia de Dios!

¿Porqué no se detiene un momento para darle a gracias a Dios por la salvación ?

Qué quiere Jesús de usted Ahora

EN PRIMER LUGAR: Él quiere que usted tenga seguridad de su salvación. Usted puede tener certeza de la vida eterna:

Porque ha nacido de nuevo, y el nacimiento es una experiencia por la que sólo pasamos una vez (ver 2 Corintios 5:17). Por su compromiso con el Señor. Usted ha hecho lo que manda la Biblia (ve Romano 10:13). Por el testimonio de Dios (e 1 Juan 5:24). Porque Dios así lo ha prometido (ver Juan 5:24)

EN SEGUNDO LUGAR:como evidencia de que usted le ha dado a Jesús el control de su vida, Él quiere que usted confiese su fe públicamente y que lo obedezca bautizándose y haciéndose miembro de una iglesia. La Biblia dice: “Los que recibieron su palabra fueron bautizados;... Y el Señor añadía cada día a la iglesia los que habían de ser salvos” (Hechos 2:41,47).

EL TERCER LUGAR: Jesús desea que usted crezca hasta convertirse en un discípulo maduro y fiel. La Biblia dice: “Desead, como niños recién nacidos, la leche espiritual no adulterada, para que por ella crezcáis para salvación” (1 Pedro 2:2,3).

Hay cuatro aspectos indispensables en el crecimiento:

ALIMENTO. La Palabra de Dios, la Biblia, es el alimento espiritual. Léala, estúdiela, memorícela, póngala en práctica y escúchela cuando es enseñada y predicada.

ALIENTO/RESPIRACION. La oración es la respiración espiritual. Pase un tiempo todos los días hablando con Dios sobre todo lo que usted hace; sobre sus necesidades y problemas; sobre su familia y sus amigos. Dígale a Dios cuánto lo ama y cuánto le agradece por lo que Él ha hecho por usted.

EJERCICIO. Ejercicio y destreza espiritual equivale a ayudar a otros, testificar de nuestra fe en Jesús, dar tiempo y energía a la obra del Señor, y ser un testimonio viviente en el mundo en que vivimos.

DESCANSO La adoración (colectiva e individual) es el descanso espiritual. Descansar es esperar en Dios con serenidad, es renovación física y espiritual.

EN CUARTO LUGAR, Jesús quiere que usted sea victorioso en su vida diaria. La Biblia dice: "Porque todo lo que es nacido de Dios vence al mundo; y esta es la victoria que ha vencido al mundo, nuestra fe" (1 Juan 5:4.)

La vida cristiana es una batalla, pero estamos seguros de la victoria porque "mayor es el que está en vosotros, que el que está en el mundo" (1 Juan 4:4).

Aun con la victoria asegurada, habrá momentos de desobediencia y habrá fracasos porque somos humanos. Dios ha provisto el medio para poder ser limpiados diariamente de nuestros pecados. "Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados y limpiarnos de toda maldad" (1 Juan 1:9).

De manera que cuando usted peque, no lo niegue ni trate de disculparse. Dígaselo a Dios y aférrese a su promesa divina de perdón.

La Biblia es una biblioteca toda la escritura es inspirada por Dios, útil para ENSEÑAR, para redargüir, para conseguir, para instruir en justicia (2 Ti 3:16), a fin de que todo hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra (2 Ti 3:17). La Biblia revela la naturaleza de Dios en sus múltiples facetas, necesitamos obtener una vista panorámica del poder, la ira, el amor, la misericordia, la inteligencia, la sabiduría, la piedad y la grandeza de Dios. De esa manera empezaremos a comprender que es el mismo "Yo soy" del libro de Éxodo. Al estudiar la profundidad y la majestuosidad de Dio, tal como se revela en el antiguo y el nuevo testamento, comenzaremos a tener en nuestra relación con otras personas y en nuestra relación con él.

SUGERENCIAS PARA LEER LA BIBLIA

Así como el Espíritu Santo, estuvo presente cuando se escribieron las escrituras, también debe estar presente cuando leemos la Biblia. Es cierto que podemos leerla sin la guía del Espíritu Santo, Nunca encontraremos la clave de la verdad y la aplicación de la palabra de Dios hasta tanto pidamos al Espíritu Santo, que abra nuestras mentes y nos revele su verdad. Cada día al comenzar a leer, oremos pidiendo que el Espíritu Santo de Dios nos ayude a entender lo que leemos y aplicarlo a nuestra vida.

La Biblia que tiene en sus manos tiene la respuesta para el pasado, el presente y el futuro de la humanidad. Es una fuente de sabiduría e instrucción divina inagotable.

Beba diariamente de esa fuente encontrará dirección y propósito para su vida. El propósito del libro, pero estas se han escrito para que creáis que Jesús es el Cristo, el Hijo de Dios, para que creyendo, tengáis vida en su nombre.

LOS PROVERBIOS

Un proverbio es una declaración breve que comunica, una verdad moral de manera concisa y aguda, el mensaje principal de esos proverbios es que la sabiduría comienza con Dios por ello en el Salmo 49:3-4 dice:

  • Mi boca hablará sabiduría, y el pensamiento de mi corazón inteligencia.

  • Inclinaré al proverbio mi oído.

    SALMOS

    El libro de los salmos es el himnario de los hebreos, y el libro de oración de la Biblia y de Jesús para judíos y cristianos de todas las confesiones, ha sido en el curso de los siglos el libro devocional por excelencia; la colección de poesía religiosa más grandiosa que se ha escrito hasta hoy. Se compone de 150 Salmos.

    Los Salmos son de varias clases: Himnos de alabanza, y adoración a Dios, plegarias, protección y Salvación, cantitos de gratitud por las bendiciones divinas, incluso peticiones de castigo para los enemigos.